Dormir bien, un gran placer

¿Sabías que, además de ser un gran placer, el hecho de dormir bien tiene efectos completamente positivos en tu organismo? Tener un sueño adecuado es parte clave de un estilo de vida saludable y puede ser beneficioso, ya que te permite comenzar el día teniendo una mejor visión del mundo, te proporciona un mejor aspecto físico, hace brillar tu piel, te ayuda a mantener la concentración y a realizar tus tareas de una mejor manera. De hecho dormir bien, es tan importante como comer sano y hacer ejercicio. Sin embargo, el estrés, las preocupaciones y muchas otras circunstancias provocan que no podamos dormir bien y más en estos tiempos de contingencia.

Mientras duermes, tu cerebro continúa trabajando en procesos necesarios para lograr un mejor equilibrio mental y físico, que solo se logra a través de un sueño reparador, por el contrario la privación de sueño puede provocar falta de concentración y memoria, así como un estado de ánimo alterado o irritable. La cantidad de sueño que necesitas depende de varios factores, edad, estilo de vida, estado de salud, entre otras. Se recomienda a los adolescentes dormir de 9 a 10 horas al día.

Reglas de oro para lograr un sueño reparador:

  • Horarios regulares: acuéstate y levántate a la misma hora.
  • Cena temprano y acuéstate, como mínimo, una hora y media después de una cena normal. Si es pesada, dos horas después.
  • Durante el día, evita los excesos de cafeína, alcohol y tabaco porque todos provocan dificultad para conciliar el sueño.
  • Evita hacer ejercicio cerca de la hora de acostarte, ya que te puede activar.
  • Antes de acostarte, desconéctate. El uso de aparatos electrónicos como tabletas, teléfonos y ordenadores antes de ir a dormir, empeora la calidad del sueño y aumenta el tiempo que tardamos en conciliarlo. La luz que emiten afecta a la liberación de la melatonina, hormona fundamental para conseguir un buen descanso.
  • Asegúrate de disponer de un ambiente confortable: colchón, almohada y otros elementos adecuados; sin ruido; sin luz; con buena temperatura.

Te recomiendo que poco a poco vayas convirtiendo estas reglas en hábitos y verás que lograrás dormir mucho mejor. Será un gran placer, despertar de un sueño reparador, de esos que nos hacen lucir y sentirnos mejor. Te deseo que tengas ¡Felices sueños!