Eso no va a pasar

– ¡Eso no va a pasar! -, así me lo dijo aquella tarde afuera de su casa mi compañero de la preparatoria.

Pavel, siempre fue un buen deportista y en sus notas, digamos, no le iba mal. Sin embargo, de unas semanas atrás mostraba un comportamiento diferente, faltaba a los entrenamientos, prefería no entrar a algunas clases, en general su actitud y comportamiento era distinto al de siempre. Ese viernes por la tarde al salir del gimnasio decidí visitarlo para conversar acerca del porqué no había asistido a la sesión y del juego que teníamos en puerta ese fin de semana.

Lo encontré igual que casi siempre, sonriendo, sarcástico, divertido, en un punto de la conversación me pregunto ¿quieres fumar?, (la verdad no me sorprendió) y le respondí que no, él sacó un cigarro y lo encendió, obviamente era Cannabis,

– ¿Quién te la dio?, le pregunté

Un vecino de la calle de atrás

– ¿Con qué dinero la compras?

Jaja, para nada, ellos me la regalan

– ¿Y cuándo te la cobren?

No qué pues, se portan “chido

– ¡No creas eh!, luego te la van a cobrar y vas a tener que pagarla, ya veras

Jaja, que no, eso no va a pasar-, concluyó.

En fin, él desafortunadamente continuó por ese camino, cada vez nos frecuentábamos menos, al terminar la prepa yo seguí en la universidad, él no logró quedar en ese intento, alrededor de un año después, me enteré que había salido en las noticias, lo detuvieron por robar una tienda de celulares, 2 años de prisión por el delito. – ¡Eso no va a pasar! -, así me lo dijo aquella tarde afuera de su casa mi compañero de la preparatoria. ¿Te ha pasado una historia similar?, ¿conoces un caso parecido?, elabora un video o un escrito contándonos tus experiencias.