Meditación

¿Cuánto sabemos sobre la meditación?

Se han realizado muchos estudios para ver cómo la meditación puede ser útil para una variedad de afecciones, como presión arterial alta, ciertos trastornos psicológicos y dolor. Varios estudios también han ayudado a los investigadores a aprender cómo podría funcionar la meditación y cómo afecta al cerebro.

¿Qué sabemos sobre la efectividad de la meditación?

Algunas investigaciones sugieren que practicar la meditación puede reducir la presión arterial, los síntomas del síndrome del intestino irritable, la ansiedad, la depresión y el insomnio.

¿Qué sabemos sobre la seguridad de la meditación?

La meditación generalmente se considera segura para personas sanas. Sin embargo, las personas con limitaciones físicas pueden no ser capaces de participar en ciertas prácticas que involucran movimientos más bruscos.

¿Qué es la meditación?

La meditación es una práctica de mente y cuerpo que tiene una larga historia de uso para aumentar la calma y la relajación física, mejorar el equilibrio psicológico, hacer frente a las enfermedades y mejorar la salud y el bienestar en general. Las prácticas de la mente y el cuerpo se centran en las interacciones entre el cerebro, la mente, el cuerpo y el comportamiento.

Hay muchos tipos de meditación, pero la mayoría tiene cuatro elementos en común: a) un lugar tranquilo con la menor cantidad de distracciones posible; b) una postura específica y cómoda (sentado, acostado, caminando o en otras posiciones); c) un foco de atención (una palabra o conjunto de palabras especialmente elegido, un objeto o las sensaciones de la respiración); y d) una actitud abierta (dejar que las distracciones vayan y vengan naturalmente sin juzgarlas).

Lo que dice la ciencia sobre la seguridad y los efectos secundarios de la meditación

La meditación generalmente se considera segura para personas sanas.

Como sugerimos anteriormente, es posible que las personas con limitaciones físicas no puedan participar en ciertas prácticas meditativas que implican movimientos toscos. Las personas con problemas de salud física deben hablar con sus proveedores de atención médica antes de comenzar una práctica de meditación y hacer que su instructor de meditación sea consciente de su estado.

Las personas con afecciones de salud mental existentes, deben hablar con sus proveedores de atención médica antes de comenzar una práctica meditativa y hacer que su instructor de meditación sea consciente de su afección.

Más para considerar

No uses la meditación para reemplazar la atención convencional o como una razón para posponer ver a tu médico sobre un problema clínico.

Pregunta sobre el entrenamiento y la experiencia del instructor de meditación que estás considerando.

Ahora aprendamos a meditar, nos ayudará.

Cada dos días subiremos videos para que aprendas a hacerlo y te conviertas en un experto(a), si lo conviertes en hábito te ayudará toda la vida.